Páginas vistas la semana pasada

martes, 19 de agosto de 2014

CRÍTICA: BELLE

Directores como John Madden, Ang Lee o Joe Wright sacaron del ostracismo, cierto tipo de cine de época que tenia la etiqueta de "antiguo" para las nuevas generaciones. El drama romántico de época en el cuál, a través del folletín romántico, se hacia un retrato de una época tan clasista y elegante como opresora. Belle, de la directora Amma Asante, también quiere jugar en esa liga. Pero llega tarde y es que es de esas propuestas cuya tibiez hace que se evapore en nuestro recuerdo seguramente con demasiada rapidez. Seamos justos: Aunque Belle es demasiado academicista, reconozco detectar cierta ortodoxia, equiparable a su solvencia.

No vamos a descubrir a secundarios que hacen cualquier película suya en cuando tienen ocasión y más si éstos se llaman Tom Wilkinson o Miranda Richardson...Mas bién me refiero a la figura de una prometedora actriz británica que encarna con intensidad, belleza y carisma a la Belle del título, Gugu Mbatha Raw. Ella hace, juntamente con la buena cocción de las diferentes subtramas -sobre todo la de la intriga judicial-, que los prejuicios se esfumen y se disfrute de la obra.

Sin embargo, da la impresión a  medida que avanza la trama, de que de todo se podía haber sacado mucho más jugo. Su denuncia es más bien una pataleta; y los personajes poco después acaban cayendo en la unidimensionalidad, tanto como el de Tom Felton, que repite el papel de Draco Malfoy, de Harry Potter. No es desdeñable, pero pierde mucho el fuelle en su segunda mitad. Lástima, porque la historia real merecía mas

NOTA: 5,5

viernes, 15 de agosto de 2014

CRITICA: LOS MERCENARIOS 3

"Los Mercenarios" nació como una excusa para reunir algunos de los iconos más poulares de la action movie de los 80 combinándolos con una supuesta generación de hombres duros que recogerian el legado. Dicha savia nueva estaba liderada por luchadsores de Wrestling como Randy Couture, un ex jugador de futbol americano reconvertido a actor (Terry Crews, una de las revelaciones del film aunque luego no sirviera explotando ese registro) y los ya consagrados Jet Li y sobretodo Jason Statham, que ejerceria como líder de la nueva orden ( y el único que se puede considerar sucesor de ellos). La fórmula prosiguió alcanzando el zenit de la referencia cuando Stallone respondió a las expectativas del público: el público no queria tanto nuevas estrellas como tener las figuras más significativas de antaño en un único film, haciendo lo mejor que saben hacer: matar a los malos. Stallone, Arnie y Bruce Willis atravesando un cristal con sus armas se convirtió en un magno homenaje al espectador de acción Made in USA y más si era Chuck Norris el que les ayudaba a la retaguardia a enfrentarse a un villano encarnado por Van Damme.

Pero no se puede tener todo y la secuela de la saga liderada del actor de Rambo era la del guión mas justito (que no inexistente porque Stallone es de la vieja escuela, incluso en lo que se refiere a clasicismo cinematográfico). Así que aquí "Rocky" se embarca con la entrega más ambiciosa: el guión más elaborado (dentro de los cánones, claro) y el mayor número de fichajes de la saga para suplir las irremediables bajas. Silvester y Patrick Hughes, el director escogido para dirigir a los forzudos actores,salen bastante airoso ya que tiene en sus manos. " Los Mercenarios 3" me parece la más entretenida y dinámica de la franquicia. Sin embargo...

Harrison Ford no es Bruce Willis. La baja sensible de Mr Church no se puede substituir por un Indiana Jones que no ha visitado el gimnasio desde hace siglos y por mucho que duela ( yo el primero) está demasiado mayor . Cualquier rastro del arqueológo aventurero es historia y su pseudo-Han Solo es la presencia veterana mas forzada. Los que también están de más en la parte final, es la parte joven del cast. Perfectamente olvidables y sólo hacen que sobrecargar de roles el clímax del film. Y, no obstante...

...Mel Gibson es un villano magnifico. El film nos lo va presentando poco a poco hasta que empieza a enseñar sus cartas y el actor de Arma Letal se hace con la platea con un par de monólogos memorables. Lo que más bien son soliloquios son los de la cháchara de un impresionante Antonio Banderas. El malagueño puso su grano de arena en el libreto y hace suya la película en cuando aparece, eclipsando el film a base de su corrosivo sentido de la comedia.

Tampoco se puede quejar el otro gran fichaje: Wesley Snipes monopoliza alguno de los mejores instantes al reírse de sí mismo; a la vez que comparte cierta rivalidad con el actor de Transporter. Y el resto...bueno, ¿Quizá seria mejor que lo vayan a ver ustedes mismos, no creen? Porque si les gusta el cine de acción reaganiana, de evasión y por ende la saga de estos " carnes de cañón", deberían dejar de leer estas líneas y acudir a la sala a ver la última entrega de los Mercenarios. La última, por ahora, claro. Tiene que haber una cuarta porque con el nuevo material de la saga, un nuevo show de los chicos de Barney Ross puede ser...espectacular.

NOTA: 7,5

PD: No me olvido de Dolph Lundgren. Como en la anterior cinta sale lo justo pero que bién está su coloso de espíritu vikingo...Eso sí, necesita tener mas jugo como en la cinta original.


CRÍTICA: GUARDIANES DE LA GALAXIA

En uno de los capítulos de una de las mejores space opera de los últimos años ( el anime catódico Space Cowboy), los personajes intentaban descifrar en plena era futurista un misterio encerrado en una cinta de vídeo BETA; teniendo que recorrer la galaxia para encontrar un reproductor con el que devolver la vida al espíritu analógico. James Gunn también encuentra un macguffin para devolverel espíritu lúdico de los 80 ( y también de la série B de antaño), impregnando de la música de la productora Motown cada fotograma del film. Es casi quimérico en el mega blockbuster actual encontrar tanta huella personal como el que imprime el cineasta de Sant Louis. Pero el director norteamericano ha logrado unir sus referencias culturales con los esquemas narrativos y cinematográficos del film consiguiendo un producto de gran calidad.

El precursor de este modelo fue Joss Whedon y sus Vengadores donde también el chiste cómplice era el material con el que engrasar la coralidad del conjunto. Gunn aún tiene menos coartada que su antecesor y es aún más temerario en sus ambiciones. Es consciente que público general no conoce ni a Star Lord, ni Rocket o Groot y sin embargo, al terminar la cinta, uno le da la sensación que entre bromas, secuencias de acción y sentimiento loser con cierto halo de nostalgia, los roles y su compenetración no sólo están bien definidos si no que calan en el público.

Chris Pratt es un Han Solo melómano un tanto pasado de rosca pero tan encantador como lo son los justicieros canallas con un pie puesto en la calle. Zoe Zaldana es perfecta para el personaje de Gamora con su físico fuerte, bello y circunspecto. Dave Bautista usa sus habilidades westling y su acting a lo Terminator para hacer de Drax; a la vez que se ríe de sí mismo. Pero los más memorables són Groot (cuya aportación de Vin Diesel al personaje es casi anecdótica, eso sí) y Rocket, dónde aquí sí, Bradley Cooper hace de este mapache el roba escenas nato de la función.

Dejando un lado al grupo, la cinta se sigue con ritmo, claridad expositiva y amplitud de planos que ayudan a la majestuosidad de los escenarios digitales. James Gunn también aplica el modelo clásico a la fotografía aunque quizá se complica demasiado con una tramaalgo afectada por la sobrepoblación de personajes. Y es que Guardianes aparte (y quizá con la excepción del rol de Michael Rooker), el resto del cast lo componen personajes de una sola pieza. Pequeños defectos para estos Guardianes de la Galaxia que haria un binomio perfecto con la tripulación del capitán Harlock, con Buck Rogers o el citado Spike Spiegel del anime de Watanabe ( y así un largo etcerá)  Poco que objetar a menos de que el humor referencial con síntomas de spoof se te atragante o que tu espiritu fanboy brille por su ausencia. Si es así, puede que no puedas subir a bordo y otra vez será. Pero si algo de que he dicho te ha hecho centellar los ojos aunque sea un poco,  no lo dudes y embarcaáte en estetebeo especial porqué..."Tu también eres Groot".

NOTA: 8

CRÍTICA: CORAZÓN DE LEÓN

Seamos sinceros: la fórmula es la de siempre en las comedias románticas de chic@ conoce a chic@. El quid de la cuestión está en la forma. El director argentino Marcos Carnavale es consciente de ello y nunca esconde lo que es Corazón de León: una comedia blanca ( nada que ver su humor con el de Amor Ciego de los Hermanos Farrelly con el que comparte conflicto similar), de pura evasión y siguiendo los cánones aunque con una pareja peculiar y un film que busca más la sonrisa cómplice y su mensaje que el gag puro y duro. Dicho de otro modo, Corazón de León no busca la carcajada pero si  seducir al espectador con sus buenas intenciones. Del mismo modo que León ( un magnífico Guillermo Francella) cautiva a Ivana (una Julieta Diaz también brillante que recuerda a las divas de las comedias italianas de antaño).

La química de estos 2 personajes se hace patente desde el minuto 1 con una de los mejores inicios del género que recuerdo (Begin Again aparte). Todo empieza el dia en que Ivana Cornejo, una exitosa abogada pero de paupérrima vida personal pierde su móvil en un parque. Por fortuna, recibe la llamada de alguien que lo encontró, con intenciones de devolvérselo. Se trata de León Godoy, un arquitecto de gran renombre con una personalidad arrolladora: simpático, galán y todo carisma. En la charla telefónica que mantienen se establece mucha empatía y ambos sienten un inmediato interés. Así que tras la conversación quedan encontrarse al día siguiente para verse.Ella, ilusionada, va a la cita con el desconocido y allí se encuentra con una sorpresa...La altura. León Godoy mide sólo 135 centímetros.

Uno de los grandes méritos del film (aparte de esos 15 minutos sensacionales) es la gran química que tienen los 2 actores y sobretodo la forma como la estatura del personaje está integrada en la acción sin que se vea el truco (Francella no tiene la altura de su personaje). Ya sea a través de planos de la espalda del protagonista con los que disimular la presencia de dobles o sutil infografia. Pero sobretodo, la forma de tratar de forma tan humana el tema de los prejuicios y la discriminación, en un film dónde a pesar de carecer de algun punto de giro, su fluida y cuidada narración hace que el metraje fluya de forma amena. Lo que mas chirria es la evolución del personaje de Ivana, cuya transición en la recta final del film, se antoja poco definida y trabajada; dejando una resolución muy descafeinada para lo visto hasta el momento. Y es que aunque, Corazón de León no pasará la historia por revolucionar la comedia, si se puede ver como un rara avis que recupera códigos narrativos de antaño en un tiempo que hasta los cócteles saben a prefabricado. Y sus valores, también.

NOTA: 6

miércoles, 13 de agosto de 2014

ROBIN WILLIAMS (1951-2014)

Empezó haciendo de mimo en Central Park pero el stand up comedy fue el que empezó haciéndole popular. Ese era Robin McLaurin Williams (para todos Robin Williams) algo más cómico, algo más que un actor. Un icono del cine de finales de siglo. Su primer rol fue el de extraterrestre en la sitcom Mork and Mindy  durante estuvo 4 exitosas temporadas. No obstante, el actor de Chicago no tardó en saltar al cine en Popeye de Robert Altman donde encarnaba al marinero de las espinacas. Un habitual cómico de la comedia de la década de los 80 en las que llevó a nuestros cines cintas como Un ruso en Nueva York o Hotel Paradiso.

No obstante, no empezó a convertirse en la estrella de los 90 hasta que se sentó delante de un micrófono para animar a las tropas norteamericanas en Saigon en "Good Morning Vietnam". Poco después, tras interpretar una cabeza voladora en " Las Aventuras del Barón de Munchausen" llegó el que es con toda probabilidad, su papel más recordado. El que encarnó en el film de Peter Weir “El club de los Poetas muertos” donde su profesor Keating marcó toda una generación de espectadores. 

A partir de ahí, combinó con gran éxito tanto el drama como Despertares o el rey Pescador con cine más familiar como Hook o Jumanji así  omo "Señora Doutbfire" dónde se convertía en una asistenta de lo mas especial.  De hecho, su versátil voz le llevó a prestar su talento en la animación como en el del Genio del Aladín de Disney, cuyo personaje se realizó a partir del trabajo previo del genio y que contenía más de 30 voces diferentes para el rol.

En 1997 ganó por fin el óscar por "El indomable Will Hunting", quizá uno de sus grandes papeles en el film que encumbró a Matt Damon y Ben Affleck. Durante esos años, encarnaria otros personajes que han quedado en la memoria colectiva de la gente como el profesor chiflado de Flubber, el médico con corazón de clown en Patch Adams o el "farsante" esperanzador de "Ilusiones de un mentiroso".

Durante la primera década del siglo XXI, su carrera empezó a perder fuelle, no sin antes darnos muestra de su vertiente más oscura en films como "Retratos de una obsesión" o la segunda película de Christopher Nolan, Insomnio. Después, acabó mayormente relegado en roles secundarios como su teniente coronel Roosevelt de la trilogía de Noche en el Museo o el cura de "La gran boda" de Justin Zackham.


Ahora, este genio del séptimo arte nos deja de forma injusta. Pero que los árboles no nos dejen ver el bosque. Su legado cinematográfico es una lección de vida que ha hecho crecer a las antiguas generaciones y tiene que seguir de ejemplo para los siguientes. Así que para despedir a este gran actor, les recomiendo que al acabar estas líneas, se suban encima de sus mesas y digan “Oh, capitán. Mi capitán”. Descanse en paz, señor Williams.


CRÍTICA: BEGIN AGAIN

¡Que escasos estamos de películas como esta! El mundo cínico de la crisis económica parece haber impregnado el cine de principios de siglo con propuestas " oscuras" sea blockbusters o no. Ante tanta desolación, la mejor forma  de ser rebelde es la que propone John Carney después de Once: una carta de amor a la música, a la pasión, a la creatividad y por ende, a la vida…esta vez en Nueva York.

En un bar de Manhattan, coinciden dos corazones rotos: Él, un productor de discos (Mark Ruffalo) recién despedido, ve actuar a una joven cantautora que podría reflotar su carrera. Ella, (Keira Knightley) una artista ocasional con gran talento que acaban de romperle el corazón. El resto, mejor que lo descubran ustedes mismos. Pero ya les aviso que el resultado final es brillante. 

El film rezuma positividad por los cuatro costados sin perder autenticidad ni excederse con el azúcar. Las canciones salen de forma natural y son imposibles de separar de la trama ya que són la caja de resonancia de los valores de la cinta. Unos valores tan sólidos como la interpretación del dúo protagonista. Cada uno con sus armas: Keira con su voz de Norah Jones se gana a los espectadores con un Soundtrack excelente. Mark, con esa interpretación arrolladora de cazatalentos venido a menos y algo caradura pero con un corazón de oro. Ya están tardando en darle a una estatuilla a Hulk...

Los secundarios también aportan su grano de arena. El que tiene más cancha es el debut en la actuación de Adam Levine, solvente en la actuación, grande ante el micrófono ( a pesar de hacer el personaje menos agradecido. No así con el rol de CeeLo Green).  Hailee Steinfeld ha crecido tras brillar en el "Valor de Ley" de los Hermanos Coen y sabe aprovechar sus momentos en el film. Mos Def y Catherine Keener también aportan su grano, si bien no pueden deslumbrar con sus compañeros si son conscientes de que su función no es sobreproducir el producto.

Puede que algunos pienses que quizá el film es demasiado " idílico" y que su crítica a la música sea poco realista, pero aquí este humilde cinéfilo suscribe, que la mejor crítica es la que subyace con una sonrisa: porque entonces, quiere decir, que por muy mal que vayan las cosas, nosotros tendremos la fuerza necesaria para cambiar las cosas a mejor.

NOTA: 9


PD: Para ver el final tendrán que ver los títulos de créditos integros. A priori, puede parecer anticlimático pero es un homenaje a cada una de las personas que participan en la pelicula. Bravo.